La historia silenciada del autor de la primera masacre escolar: “Juniors”

juniorsEl 28 de septiembre de 2004, cuando un chico de 15 años ingresó armado al aula de la Escuela de Enseñanza Media N° 2 “Islas Malvinas” de Carmen de Patagones y mató a tres de sus compañeros e hirió a otros cinco, inauguró las masacres escolares en la Argentina.

Hasta aquel día, episodios semejantes sólo registraban antecedentes en sociedades para nosotros prósperas y, acaso, deshumanizadas; pero, sobre todo, lejanas. En Littleton, una ciudad del estado de Colorado, Estados Unidos, se produjo una de las masacres más difundidas en todo el mundo: allí, el 20 de abril de 1999, dos estudiantes de la “Columbine High School” mataron a balazos a 12 personas, hirieron a otras 24 y luego se suicidaron. El hecho fue reflejado, tres años más tarde, en el film de Michael Moore, Bowling for Columbine. Desde entonces hasta hoy hubo decenas en diferentes puntos del planeta.
Aquí, el episodio más parecido había ocurrido en mayo de 1997, cuando Leonardo Aguirre, de 14 años, le robó el arma reglamentaria de la Gendarmería Nacional a su padre y mató de un balazo a su compañero Cristian Fernández, en un salón de la Escuela Media N° 2 de Burzaco. Pero, hasta entonces, nunca se había registrado en el país un crimen múltiple dentro de un aula. El hecho tampoco tenía precedentes en América Latina.
La suerte del autor del crimen; su vida antes y después del trágico suceso; constituye un interrogante extendido y reiterado en la sociedad. La idea es, precisamente, contar la historia de Juniors para intentar contribuir a entender lo ocurrido y saber qué fue de él y su familia. Su infancia, su entorno, los problemas con su padre al entrar en la adolescencia, la masacre y los oscuros años que le siguieron hasta hoy.
El chico, que hoy tiene 28 años, permaneció internado hasta la mayoría de edad por orden de la titular del Juzgado de Menores N° 1 de Bahía Blanca, Alicia Ramallo, quien el 12 de junio de 2005 informó que había decidido archivar la causa abierta por el múltiple crimen, y dictar el sobreseimiento definitivo a su autor que, por su edad en el momento de cometer la masacre, era inimputable para la ley.
Los años en el psiquiátrico y la rutina de una familia que decidió esconderse del oprobio. Los años de una invisibilidad amparada desde el Estado. El desprecio por la vida, la falta de horizontes y de contención, la incomprensión, la discriminación, el drama de la violencia social y familiar y su naturalización, el fantasma del bullying, se conjugaron con la personalidad de Juniors para engendrar los fragmentos que componen esta historia y su luctuoso desenlace.
Recientes estudios de Naciones Unidas ubican al país como uno de los que encabezan el ranking de acoso escolar en todo el mundo. Según esos guarismos, difundidos el último año, cuatro de cada diez estudiantes secundarios argentines admite haber padecido el acoso escolar. El 18% de los chicos confesó sufrir burlas de sus compañeros de manera habitual. A su vez, datos aportados por el Estudio sobre Conflictividad y Violencia en las Escuelas Secundarias (de gestión pública y privada) del Área Metropolitana de Buenos Aires realizado por Unicef y Flacso en 2009, del cual se desprende que el 66% de los alumnos tiene conocimiento de situaciones constantes de humillación, hostigamiento o ridiculización. El 18% reconoce sufrir burla de manera habitual por alguna característica física. El 16,4% comentarios desagradables en público (con mayores proporciones en escuelas privadas). El 9,5 tratados de manera cruel (con mayor nivel en escuelas privadas). El 5% haber sido obligados a hacer algo contra su voluntad. Mientras que un 3,1% declara haber sido tocados o tratados de tocar de manera sexual en contra de su voluntad de manera habitual o mas de una vez.
Estos datos revelan la importancia y urgencia de abordar esta temática y en ese sentido, la reconstrucción de uno del caso de Juniors resulta, a nuestro criterio, un aporte relevante para el estudio de especialistas y expertos de diversas disciplinas ligadas al ámbito escolar.

Información y fotografía cortesía Latin Iconos 

About Bolivar Feijoo

Periodista ecuatoriano radicado en Miami, especializado en noticias del entretenimiento, música, arte, eventos y entrevistas exclusivas.
%d bloggers like this: